La hospitalidad como parte esencial de la mentalidad rusa

Si vienes a Rusia, te complacerá la hospitalidad de la gente en cualquier ciudad en la que te encuentres. Esta característica de un personaje tiene sus raíces en la mentalidad nacional, ya que los rusos siempre han sido serviciales y conscientes. Muchos proverbios tradicionales representan tal actitud de comportamiento hacia los demás. Por ejemplo, se dice que debe tratar a las personas solo de la manera en que se desea que lo traten a uuno mismo.

Rusia representa la cultura única cuando lo más importante en la vida es en realidad tu actitud hacia los demás y luego tus relaciones. Al retroceder en la historia, hace mucho tiempo las personas solían vivir en comunidades que tienen vecindarios cercanos. Por lo tanto, era natural establecer relaciones amistosas y de apoyo y hacer posible para que las personas dependiran unas de otras. Hizo la vida en condiciones de supervivencia mucho más fácil.

Además, en el pasado, recibir a un invitado o extranjero era realmente un acontecimiento notable en la vida cotidiana. Era raro y extraño de alguna manera. El propósito de la hospitalidad era bastante obvio, ya que después de su estancia, el desconocido regresaria a casa y le contaria a sus amigos o familiares sobre los lugares que visitó. La reputación de la familia siempre ha estado en primer lugar. Incluso uno no puede comer lo suficiente, pero cuando un huésped llega a su casa, debe sorprenderlo por el número de platos y el servicio. El extranjero cuenta con todo de la más alta calidad.

Aparte de esto, no todo puede explicarse en términos de beneficios privados y el tipo de competencia entre comunidades o familias. La gente se comporta de esta manera también debido a la sensación de buena voluntad genuina. Desde tiempos inmemoriales, las personas en Rusia lo hacen gracias al componente moral. No es el menor argumento para ser tan abiertos con los demás y estar siempre dispuestos a ayudar, son las características nacionales de una mente colectiva. La gente todavía no está acostumbrada a la idea de que todos están viviendo una vida privada. Hay diálogos entre vecinos o extraños en el transporte público, en las colas y así sucesivamente. Nunca serás un extraño si estás dentro del pueblo ruso. No tengas miedo de pedir lo necesario, los rusos te ayudarán. Cuando se encuentre en San Petersburgo, debería experimentar la cena tradicional rusa en la familia rusa o visitas guiadas privadas por San Petersburgo y sus suburbios.